la web de tu negocio de herrajesA estas alturas, decir que para cualquier negocio es primordial estar en Internet, es algo sabido por todos. Pero lo que no todo el mundo sabe es “cómo se debe estar” en Internet. Para que tu esfuerzo y tu inversión den su fruto también en el mundo digital, la web de tu negocio de herrajes debe estar bien pensada y programada.

En IBMH tenemos nuestra particular visión sobre:

Por eso hemos pensado que quizá nuestros consejos te sean útiles. Si así lo deseas, la web de tu negocio de herrajes contribuirá al éxito de tu negocio. ¡Sigue leyendo!

Características imprescindibles para la web de tu negocio de herrajes

Lo primero que debes tener en cuenta para la web de tu negocio de herrajes es la usabilidad. La usabilidad permite navegar por una web de una manera sencilla e intuitiva y consigue que sus usuarios se sientan cómodos y atraidos por su información.

Mucho se habla dentro de las páginas de diseño y programación sobre la usabilidad pero son pocas las empresas que la aplican correctamente. Este gran detalle puede marcar la diferencia ante tus clientes potenciales.

Exactamente, una página web se define usable si es:

  • • Eficaz: el usuario consigue exactamente lo que necesita. Tu web debe tener un objetivo claro y puede ser desde la ampliación de información, petición de presupuesto online hasta una visita comercial, etc.
  • • Eficiente: que, conseguir el objetivo, sea un proceso rápido y directo. Cuántos más clics se necesiten para lograrlo, más usuarios abandonarán antes de conseguirlo.
  • • Satisfactoria: la experiencia es gratificante de principio a fin. Sin generar frustración de ningún tipo.

Revisa los puntos clave para que la web de tu negocio de herrajes sea usable

 

  • Cuida la home

En la home y de un solo vistazo, el usuario debe captar rápidamente el mensaje o idea principal del negocio. Además de intuir cómo conseguir los productos o servicios que ofreces. Pon a prueba tu web enseñando la home a alguien que no conozca tu negocio y pregunta cuál es el mensaje que se percibe en primer lugar. Solo primeras sensaciones.

  • • Imagina a tu público

En todo momento debes tener en mente a tu público objetivo. Piensa en él a la hora de construir, organizar y desarrollar el contenido de tu web. En sus necesidades, lo que le gusta, lo que sabe y necesita de tu negocio. Lo que debe encontrar y entender rápidamente para ver en ti su mejor colaborador.

  • • Deja huellas

Cualquier paso que el usuario dé en la web debe percibirse claramente. Remarca visualmente cuándo se pase a otra página, los procesos de carga, los de búsqueda, etc.

  • • Orientación constante

En todo momento el usuario debe saber en qué sección o subsección se encuentra por muy profunda que sea. Contribuye a su orientación constantemente. El “rastro de migas” es muy útil, además de los cambios de color, destacados y subrayados en los menús ayudan mucho.

  • • Sé prudente con la innovación

No es bueno innovar más de la cuenta en funcionamiento de una web, si quieres incluir novedades realiza previamente test y decide según los resultados. El usuario en Internet ha aprendido una serie de mecanismos y un lenguaje propio que, dentro de lo posible, es mejor no cambiarlos. Si las palabras en azul suelen ser links; los menús suelen estar arriba y/o a la izquierda o el logotipo es un link a la home, es mejor mantener estas pautas e innovar en otros aspectos.

  • • Llamadas de atención

Es importante ayudar al usuario para que no cometa errores durante el proceso. Pon ejemplos, señala irregularidades mediante programación, etc.

  • • Reconoce y encauza el error

No olvides diseñar también las páginas de error. Si ocurre algún error de programación el usuario debe saber cómo proceder. Recuerda cuánto más personalizadas mejor.

  • • Minimalismo

El concepto de “menos es más” en diseño también es una buena estrategia, cuanto menos recargado mucho mejor. Si hay muchas fotos, banners, menús, secciones… el usuario se perderá más fácilmente.

  • • Cuida tus páginas estrella

Cuida excepcionalmente las fichas de producto y sus imágenes. Son primordiales para conectar con tu público.

En resumen…

  • • Estudia profundamente a tu público antes de hacer el diseño.
  • • Define previamente todos los contenidos que debe tener tu web.
  • • Marca objetivos (peticiones de información, contactos de clientes potenciales,etc.)
  • • Ordena los mensajes según sus prioridades.

Para que sea realmente eficaz y funcione como una verdadera herramienta comercial, tu web debe cumplir estos requisitos. Por ese motivo, te recomendamos que no dejes este encargo a cualquiera, elige buenos profesionales igual que cuándo necesitabas importar herrajes de China. Solo así, conseguirás los mejores resultados.