Qué es y cómo aplicar el neuromarketing en un negocio de herrajes

Como bien sabes, en IBMH nos esforzamos día a día por mejorar como profesionales. Estamos en constante búsqueda de nuevas tendencias, estrategias y técnicas que nos hagan crecer y prosperar. Por eso, hoy queremos hablarte de un concepto que cada vez está ganando más fuerza y terreno dentro del mundo del marketing: el neuromarketing.  

Pero, ¿en qué consiste exactamente y cómo se podría aplicar el neuromarketing en un negocio de herrajes? Te explicamos qué es y cómo lo están aplicando actualmente algunas empresas para conseguir mejorar los resultados de sus acciones de marketing.

Qué es el neuromarketing

¿Crees que es posible predecir cómo va a reaccionar el cerebro tras exponerse a una determinada marca o producto? Pues sí, es posible y a eso se dedica precisamente el neuromarketing. Se trata de una técnica que se utiliza en diversos ámbitos de la medicina, concretamente de la neurociencia (resonancia magnética nuclear, actividad cerebral, respuesta cardíaca…), para conocer los efectos que un producto, marca o estrategia de comunicación tienen sobre el consumidor.

El objetivo del neuromarketing aplicado en una empresa es analizar lo que sucede en el cerebro de una persona a la hora de comprar o ver un spot publicitario. Con esta información, sabiendo qué hace “reaccionar” al cliente, se adaptan los productos, publicidad e incluso establecimiento a lo que realmente despierta sus emociones.

Pero, ¿qué mide concretamente el neuromarketing? Esta ciencia se centra en tres aspectos fundamentales: la atención, las emociones y la capacidad retentiva. Teniendo como base estos tres puntos, la principal misión de un profesional de la publicidad o el marketing será :

  1. Captar la atención del usuario por medio de un anuncio o campaña publicitaria.
  2. Transmitir y despertar emociones durante esa campaña o acción de marketing.
  3. Mostrar al cliente el producto cuando este ya esté totalmente inmerso en él. De esta forma, el usuario lo recordará con mayor facilidad y eso le incitará a comprarlo y/o consumirlo.

¿Qué es entonces lo que nos empuja a comprar? ¿La razón o las emociones? Muchas veces compramos por necesidad (de manera racional). Pero otras muchas lo hacemos de manera inconsciente porque la marca nos atrae, nos transmite una emoción positiva, nos persuade. Es ahí precisamente donde el neuromarketing entra en juego.

Conclusión: esta estrategia de marketing pretende saber exactamente cómo piensan los consumidores para después poder convertirlos en potenciales clientes.

Ejemplos cotidianos de neuromarketing

Lo más probable es que, tras leer esto, pienses ¿y cómo podría yo implementar una estrategia de neuromarketing en un negocio de herrajes? Muchas empresas ya lo han hecho. De hecho, aunque no te hayas dado ni cuenta, el neuromarketing está muy implantado en nuestro día a día desde hace tiempo. Estos son los ejemplos más comunes:

  • Localización de productos dentro de una tienda: aquellos de primera necesidad siempre están colocados al final del establecimiento. De esta manera, tendrás que recorrerte toda la tienda para llegar hasta ellos (y ya de paso piques comprando alguna cosilla más). Además, los productos más caros serán siempre los más visibles.
  • Música: cada vez es más habitual que los establecimientos utilicen un hilo musical de fondo. El objetivo es hacer sentir a gusto al consumidor y motivar su compra y consumo.
  • El buen olor y el olor asociado a una marca.
  • El desorden en las rebajas: cuánto más desorganizados y alborotados estén los productos más sensación de “ganga” tendrá el cliente.
  • El precio ’99.
  • El término ‘exclusivo’ en las campañas de email marketing.

Cómo puedes aplicar el neuromarketing en un negocio de herrajes

Si ya estás pensando en cómo aplicar el neuromarketing en un negocio de herrajes, ten en cuanta algunas de las bases que debes seguir para su implementación:

  • Cercanía con el consumidor: crear un vínculo cercano y consolidado con el consumidor. Esto hace que refuerce la idea de que su compra es un win to win.
  • Diferenciarse de la competencia: marcar la diferencia es fundamental para que te recuerden más fácilmente.
  • Conectar con la parte humana y apelar a los sentimientos del cliente: esta es la mejor manera de conseguir engagement y fidelidad hacia tu marca.
  • Ser positivo: si eres empático y transmites emociones positivas conseguirás contagiar ese sentimiento hacia tus productos y, como consecuencia, hacia tu marca. ¿El mejor ejemplo? Coca Cola y su visión de marca de la “felicidad”, ¿te suena?.

 

En IBMH, además de estar siempre muy pendientes de nuevas tendencias en comunicación y estrategias de negocio, nuestra máxima preocupación es que nuestro crecimiento también repercuta de manera positiva en tu negocio de herrajes. ¡Contacta con nosotros y averigua cómo podemos mejorar la rentabilidad de tus importaciones!