En beneficio del país y de sus generaciones futuras, el gobierno chino ha implementado nuevas leyes para reducir las emisiones de contaminación del aire. Esas leyes son ciertamente eficientes, pero en ciertas ocasiones puede parecer un poco drástico.

Está claro para todos que China se enfrenta a un problema muy grave. Sin embargo, muchas empresas chinas de gestión familiar se han visto obligadas a cerrar después de que los funcionarios de medio ambiente consideraran que su equipo era inadecuado.

La forma de proceder no fue facilitadora tampoco para que estas pequeñas empresas pudieran sobrevivir: No se les dio mucha explicación ni un plazo para enmendar sus máquinas.

Desde el 2016, estas pequeñas fábricas chinas, no han sido capaces de actualizar su maquinaria debido a la falta de conocimiento. Es por eso que ha habido una oleada de quejas, ya que para estas empresas es un modo de supervivencia básico. Desde IBMH, creemos que el Gobierno Chino debería promover ayuda a estos espacios, para que pudieran continuar con su fabricación cumpliendo las nuevas leyes.

Un ejemplo de fábrica que cerró recientemente, un proveedor de muchas fábricas de suelo.

¿Quieres más información? Aquí podrás saber más.

Pin It on Pinterest

Share This