Una vez empezamos una relación de trabajo con una fábrica china, debemos mantener nuestra relación de la forma más sana, flexible y transparente posible. A no ser que suceda una de las siguientes opciones.

Hay ciertas situaciones y comportamientos que deberían hacer que cualquier importador considere cesar la producción en un proveedor actual. Te enumeramos las 3 principales:

  1. No se preocupan por sus trabajadores y no existe la RSC

Si nuestro proveedor no puede pasar una auditoría básica de cumplimiento social, es motivo suficiente para considerar su eliminación en nuestra cadena de suministro. Los marcos de cumplimiento social que van más allá de la ley local china a veces puede ser muy difíciles de conseguir para las fábricas bien administradas. Sin embargo, si descubrimos que nuestro proveedor viola flagrantemente la legislación local básica, como el empleo de trabajo infantil o forzado, cortamos los lazos con ellos inmediatamente.

  1. Poco cooperativos con las inspecciones de control de calidad

Si un proveedor no permite que sus bienes o instalaciones sean inspeccionados por nuestro equipo de control de calidad interno cambiamos de proveedor, ya que esto indica inmediatamente que la fábrica no está bien equipada para producir sus productos o que no confían en la calidad de sus productos.

  1. Defectos Críticos repetitivos

Los defectos en herrajes de china se clasifican en 3 categorías: menor, mayor y crítico. Los defectos críticos son los más graves, ya que representan problemas con el producto que podrían perjudicar al usuario final. Si nuestro proveedor lanza de forma consistente envíos que contienen defectos críticos, incluso después de haber comunicado la importancia de eliminar estos problemas, los retiramos de nuestra cadena de suministro.

 

Pin It on Pinterest

Share This